Pide matrimonio tres veces a su novia con tres anillos diferentes

Publicado por: We Admin Categoría: Tips Fecha: Comentarios: 0 Visitas: 183

Eduardo le pidió tres veces matrimonio a su novia, se dio cuenta que comprar un anillo no es cualquier cosa y entregarlo menos.

Cuando se trata de amor no hay límites, Eduardo es un joven de 28 años, ha tenido una relación desde los 17 años con la misma persona, se llevan bien, han viajado juntos y han celebrado metas juntos, pero cuando se trata de formalizar oficialmente un compromiso, todos la piensan mínimo dos veces. Por eso, Eduardo le pidió tres veces matrimonio a su novia, se dio cuenta que comprar un anillo no es cualquier cosa y entregarlo menos.

Desde que tenía 23 años, Eduardo se decidió y empezó la búsqueda del anillo que le daría a Sara, compró el que le pareció más bonito en la primera joyería que entró, entonces terminando la universidad, se fueron un fin de semana a la playa en donde tuvieron una cena romántica y Eduardo le dio el primer anillo de compromiso, ella dijo que no, porque eran muy jóvenes para casarse y su vida apenas comenzaba.

Eso no desanimó a Eduardo, dos años después, continuó con la búsqueda de otro anillo, el anterior no había sido lo suficiente y sabía que su novia merecía algo más.

La segunda vez se la llevó al cine donde tuvieron su primera cita, Eduardo rentó una sala para ellos dos solos y vieron una de sus películas favoritas, eso ya resultó una sorpresa, pero lo mejor vino al final de la función cuando Eduardo sacó una caja de su bolsillo, era un anillo que sellaría su compromiso por segunda vez, por supuesto Sara le dijo que no, que aún no estaba preparada.


Cualquier hombre se habría rendido pero Eduardo insistió una vez más, bien dicen que la tercera es la vencida, así que después de tres años, buscó con detenimiento un anillo, y no sólo eso, buscó un “sí”. Después de sentirse un poco inseguro, llegó a Mario Ramos, le platicó su experiencia y le dijo que esta vez estaba más nervioso que nunca.

Mario le aconsejó que no se trataba del anillo, sino que los dos se sintieran seguros de lo que querían para su futuro, le preguntó las facciones de la novia y le dijo que era muy importante darle algo que le hiciera resaltar su belleza, así que le sugirió un anillo de 18k en oro rosa con un diamante de 28CT.

Por tercera y última vez, la invitó a cenar a la luz de las velas en uno de los restaurantes más bonitos, ahí hablaron sobre su relación, le entregó un ramo de flores y nervioso le extendió la caja por tercera vez, ella orgullosa le dijo que sí.


No se trata del tiempo que tome lograr algo, siempre con empeño las metas se alcanzan, y debemos reconocer que tener un joyero de confianza es de máxima importancia.

Comentarios

Deje su comentario